Todo en la creación universal fluye y refluye.
Todo avanza y tiene un retroceso. Todo se eleva y cae.

La Ley del ritmo ordena el movimiento cósmico.

A través de la Ley de la Polaridad sabemos que podemos fluir o proyectarnos de un polo a otro, cumpliéndose de esta manera, el fluye y refluye de la Ley del Ritmo.

A esta ley también se la conoce como la Ley del Péndulo, se la llama así porque los ciclos del mismo oscilan de un lado al otro, es decir, a toda situación de tristeza, por ejemplo, tarde o temprano, le sigue una de felicidad.

Un movimiento de este péndulo universal siempre esta precedido por el anterior.

Después de la caída de un imperio siempre se sucede la instauración de otro. Después de la noche siempre viene el día; después del invierno, el verano, etc.

Después de haberse cumplido una oscilación completa del péndulo, todo evoluciona. Es imposible mantener la creación en el mismo estado de evolución.


La Ley del Ritmo está estrechamente ligada a la de la Polaridad.

La oscilación pendular siempre se desarrolla de un polo a otro. Fluyendo lentamente por la escala de opuestos siempre ocurre una acción y una reacción; una causa y un efecto; un avance y un retroceso; una elevación y una caída; en todas las cosas y sucesos de todo el universo.

Este principio se observa en la creación y destrucción de los mundos, en la elevación y caída de las naciones, imperios, gobiernos, etc.

A la creación de los universos le sigue luego de su más baja manifestación, su más sutil elevación.

Los soles nacen y se desarrollan hasta alcanzar su punto más alto de irradiación, para luego decrecer y convertirse en una masa muy pequeña de energía.
Después de eones (periodo de tiempo superior a mil millones de años) pasan a ser un agujero negro de inconmensurable energía.
Luego, comenzará lentamente a convertirse en un nuevo sol, mucho más potente que el anterior. De la misma manera, ocurre con todas las cosas, oscilan del nacimiento y crecimiento hasta su desaparición, para luego renacer en otras cosas más evolucionadas.


Metafísicamente hablando podemos evaluar, comprender y aplicar esta ley a toda manifestación mental.

A través de la transmutación mental podemos evadir la oscilación pendular en todo pensamiento.

Comprendiendo que a todo plano le sucede uno más elevado, se puede elevar una condición mental al plano subsiguiente, anulando el retroceso pendular.

Existe en lo mental dos planos muy definidos: el inferior y el superior.
Elevándose al plano superior, se anula el regreso del péndulo en el inferior.
La oscilación se produce en el inconsciente, invalidándose su efecto en el consciente.
A esto se lo denomina Ley de la Neutralización.

Lo anteriormente detallado equivale a zambullirse para que la ola pase por arriba.
Es lo mismo que saltar para evitar el choque de algo que nos pasará por abajo.


"La oscilación pendular del ritmo puede ser neutralizada mediante el arte de la polarización."

Todo fluye, afuera y adentro; todo tiene sus periodos de avance y retroceso ; todo asciende y desciende.
La oscilación del péndulo se desplaza hacia la derecha o izquierda en igual magnitud.

Pëdir la Meditación y Reflexión en CD sobre las 7 Leyes .con Metamúsica de Armonización ............Pedir CD Reflexión y Meditación en las 7 Leyes Metafísicas Universales..



Escuchar parte de las 7 Leyes en CD

Ir a la La Ley Metafísica de la Generación

Volver a la página principal
Contactenos
Libro de visitas
Enviar esta página a un amigo